Nuevas lecciones que nos ha deparado la crisis del coronavirus en el mercado Inmobiliario

Durante la crisis del coronavirus ha sucedido algo excepcional en el mercado inmobiliario, algo que no se ha visto nunca en ninguna crisis anterior.

Ha surgido una nueva fuente de demanda, la clase media-alta que se ha dado cuenta durante la pandemia que su vivienda no le gusta tanto. Se dio cuenta de golpe que al llevar una vida tan ajetreada no se paraba a pensar que su piso… pues no era tan bueno como pensaba.

Esa clase media-alta ha tenido que pasar mucho tiempo en su vivienda en el periodo de confinamiento y ha empezado a verle pegas, a verle defectos y se ha dado cuenta que no le gusta tanto.

Esta nueva demanda se ha encontrado con que los bancos están muy predispuestos a darle crédito, ha escuchado que los tipos de interés están muy bajos…nunca han estado tan bajos (Ya explicaremos esto en un próximo post)

Esta clase media-alta ha buscado pisos en una ubicación mejor de la ciudad, edificios más modernos, más exteriores, con balcones o terrazas más amplias, muchos de ellos se han decantado el extrarradio y a poder ser con jardín.

Entonces de repente al salir del periodo de confinamiento, en contra de toda lógica económica que dábamos todos por hecho, se empezó a ver que las estadísticas de venta repuntaron de golpe, que la tendencia del precio de venta era alcista, OHHH GRAN SORPRESA.

Esto animó a los inversionistas que andaban con la caña de paseo, esperando con desesperación al necesitado de vender. Estos inversionistas viendo que la gente con problemas no aparecía, empezaron a escuchar cantos de sirena…QUE VIENE LA VACUNA. Empezaron a cambiar de estrategia a paso rápido, muy rápido. Veían que las gangas no estaban ni debajo de las piedras, empezaron a pensar que todo había sido un mal sueño pasajero y que había que darse prisa porque esto tenía pinta de subir y subir.

Anuncio publicitario

A esos datos positivos, junto al crecimiento del precio del alquiler, se ha sumado una demanda de gente joven con muchas ganas de comprar su primera vivienda viendo la situación del mercado de alquiler. Estos jóvenes se han encontrado con carteles en los bancos y con anuncios en las redes sociales que tal banco de color rojo, daba hipotecas para jóvenes del 90%, 95 %y hasta del 100%.

Se ha juntado que la obra nueva en construcción es muy escaso ante la incertidumbre generada en los promotores por la pandemia. Súmale a esto las malas experiencias sobrevenidas no tantos años atrás en la crisis sistémica del 2008 por los promotores.

Todos sabemos que el terreno para poder construir es muy limitado en Donostialdea y alrededores.

La oferta de pisos existente se ha ido ajustando ante la creciente demanda y la poca existente se ha vendido en un tris.

Todo esto ha generado un aumento de precios en el mercado inmobiliario que nadie, nadie esperaba allá por el 14 de marzo de 2020, día que fuimos CONFINADOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *